El verano siempre está asociado con colores vivos, sol, pero el verano nos deja otros colores que sin ser tan vistosos tiene su aquel, asociamos al verano los campos agostados y la ausencia de flores pero esta estación también nos deja flores con colores mágicos, nos permite estar en la terraza por la noche y sacar paisajes que parecen ambientación de una película de terror, y un desayuno en la terraza contemplando el reflejo del tejado en el café.