Llega el verano, el buen tiempo, la playa, las piscinas, cielos…….. y yo con estos michelines, con estos kilos de más, argggg!!!!!, me voy a poner a dieta, voy a hacer la dieta de la sandía, la dieta del bocata, la dieta de fulanito, la dieta de menganita, la dieta del cucurucho, voy a hacer gimnasia, yoga bikram, además de comprar la faja milagrosa, las pastillas quita grasa y con todo podré lucir un tipo impresionante camino del chiringuito para las cervezas, tapitas, gin tonics nocturnos, paellitas al mediodía y sedentarismo que el verano es para descansar y recuperarse,… ¿Te suenan estas frases/pensamientos? A mi si, hasta que este año he llegado a dos conclusiones que me han hecho cambiar el chip.

1ª conclusión:

¿Por qué operación biquini?, conozco a muchos hombres que cuando llega el verano utilizan todo tipo de acciones comentadas antes para buscar las tabletas en vez de la barriga cervecera y en todos los años, desde que me acuerdo, no he visto a ninguno de ellos con biquini. Así que primer punto para decir adiós a esta expresión.

2ª coclusión

Este año la báscula me está diciendo alguna grosería, me he encontrado con una barrera que hace que abrocharme los zapatos sea una misión de apnea y contorsionismo y encima LLEGA EL CALOR con todo lo que conlleva así que empecé la búsqueda de la dieta/gimnasia/arte de magia para conseguir mirarme en el espejo y no asustarme y tuve mucha suerte porque en una revista había un artículo que hablaba de las dietas milagrosas y toda lo que se mueve alrededor de ellas y lo primero que me dicen es, voy a escribir lo que me dijo a mi, no con las palabras literales.

Si vas a ponerte a dieta para que el espejo te diga que estas buenísim@ en verano, déjalo no lo vas a conseguir, lo primero que tienes que hacer es quererte, quererte y cuidarte en todas las épocas del año, busca sentirte mejor, estar más agil, poder abrocharte los zapatos sin asfixiarte, aprende a respirar, a relajarte, mirarte al espejo y alegrarte de lo que ves en él o mejor, que el espejo te importe ……., nada.

No podemos, mejor dicho, no debemos someter a nuestro cuerpo a una dieta y gimnasias milagrosas en verano y en invierno olvidarnos de él, nuestro cuerpo es una máquina maravillosa y tiene memoria, le gusta que le cuidemos, que le mimemos y él nos lo agradecerá, a su manera.

Lo mejor de todo esto, es que funciona, quizás este año no me ponga biquini, quizás me mire al espejo y meta barriga, pero lo que si se sin quizás es que me he cortado con la comida y no me cuesta tanto porque me encuentro mejor, me cuesta menos hacer las digestiones, no tengo sensación de estar hinchada casi siempre, mi barriga está pero no es una barrera para abrocharme los zapatos, hago gimnasia y disfruto porque veo como mi cuerpo cambia, a lo mejor no ante el espejo pero si a la hora de agacharme, subir escaleras y sobre todo porque he aprendido a quererme y a mirarme con buenos ojos, porque estoy aprendiendo a vivir el momento y a disfrutarlo sea verano, primavera, otoño o invierno, seguro que para algunos esto es la aceptación del perdedor, pero para los que sabemos que hay que vivir intensamente porque la vida es muy corta o muy larga según el momento, sabemos que es una forma de disfrutar la vida, de vivirla.

Deseo que el año que viene la operación biquini haya desaparecido o sólo sea un meme